Carmelopoli

La Uchi

La Uchi

Joven apasioná gaditana que amenisa las tarde de su siudá sirculando con su bisicleta.

La Uchi, que seguro que en el denei tiene otro nombre algo asín como Ausiliadora, es una de esas chavala que te alegran el día sólo con su presensia y no, presisamente porque esté mu buena, más bien tó lo contrario. La Uchi es fea como ella sola, pero tiene un arte pa gritá las cosa que es único. Ella grita como nadie y si son borderio, los grita todavia más mejón.

Disen las malas lengua que a la Uchi le falta un hervó. Eso no es sierto. Lo que ocurre es que es una chavala con tantas pasione que le bullen por dentro que más que faltarle un hervó se ha pasao una mijita y tiene la suerte de podé disí lo que piensa sin tené que pensá lo que dise.

Su pasión uno: la bisicleta.

La Uchi era famosa en tó Cádi mucho ante de que Indurain supiera lo que era un pedá, pero alcansó su consagrasión definitiva en el mundo gaditano el dia en que le regalaron la bisicleta. La Uchi recorre los rincone gaditano pedaleando como si fuese una trasmutasión genética de Perico Delgado. Pero ella no nesesita doparse ni ná con produsto energético porque a ella con las tortillita de camarone y el aire de su Caleta le basta pa pedaleá fuerte fuerte por los callejone.

La Uchi y su bisicleta han generao letras carnavalera de tó tipo, espesialmente en el coro la Viña que siempre ha hecho el coro de La Uchi aunque, pa sé sinsero a la Uchi le vale cualquié corista, cualquié hombre siempre que esté uniformao. Y es asqui donde encaja su segunda gran pasión.

Su pasión dó: los uniforme.

Si lo de la Uchi con su bisicleta es de dominio publico maritimo terrestre el amó que la Uchi desarrolla por los hombre de uniforme es también conosido en Cádi entero y, en parte del estranjero.

Pa la Uchi es vé un uniforme y ese hombre que lo lleva se convierte en un deseable ojeto sesuá. Da iguá que el sujeto sea feo, bisco o gordo o que el uniforme sea de polisia nasioná, de segurata o de la armada de Venesuela. Evidentemente, la Uchi tiene sus preferido que han hecho de siempre los marinero de la Armada, tó vestidito de blanco ello. Pa ella es indiferente que sean italiano, españole, colombiano o de la Conchinchina porque la Uchi es capá de bordeá en cualquié idioma que pueda sé hablao en el universo.

Porque la Uchi, entre sus innumerable carasteristica está la de sé má borde que Juan Rivero. En un buen día, la Uchi es capá de poné colorao al portero del puticlú má antiguo de la siudá de Nueva Yó. A vó en grito, porque el tono de ella es el grito, la Uchi le cuenta con pelo y señale lo que podria hasé con el gachó de uniforme y, si se encarta con los dó amigo.

Como buena gaditana, la Uchi amplia el consesto de uniforme al de disfrá porque asín tiene má posibilidade pa ponerse borde con tanto y tanto carnavalero que pasan por el tablao del concurso de popurrise del barrio La Viña. Eso cuando le coge en un buen día, porque como el Mister Jai ese de la chirigota del Lobe, si a la Uchi le pilla en un dia malo se vuelve vergonsosa y cortona y acaba disiendo esa frase de "Iiiiiiiii, al carajo tol mundo".

La Uchi es, por tanto, uno de los personaje má genuino de nuestro Cádi, único e inimitable, alguien que merese ya su homenaje en forma de pregón de Carnavá o de coronasión de Diosa, porque ¿hay una mujé que represente mejón a la autentica gaditana? ¡¡Uchi diosa, ya!!



alta en buscadores
wonhungen im menorca

6 comentarios:

Carmelo dijo...

Ya está asqui un nuevo personaje. Detrá del Macarty solo podía ir la Uchi, otra viñera de las autentica. La Uchi siempre ha estao al liquindoi, y esa será la espresión que se convierta en el término catorse de la Carmelopedia.

www.minombre.es/manuelrubiales dijo...

Carmelo, francamente y sin cachondeo, creo que estás haciendo una labor histórica por Cádiz y los gaditanos, sobre todo por los que estamos exiliados. Te mereces todos mis respetos, aunque lo tuyo sea la coña creo que eres un tipo muy serio y como buen gaditano, ferreo defensor de nuestras cosas.
Gracias por acercarnos desde la distancia, cada día, esos trocitos melancólicos de la Tacita.
Un abrazo.

Raùl Junquera dijo...

UFFFFFFF MANUÈ!!! Què bonita ta salio esa mariconà!!! me hago mias tus palabras... tus casas... tus nòminas...tus....

El futuro bloguero dijo...

Coincido con rubiales.

Nos alegras. Nos acercas. Gracias.

Anónimo dijo...

Acabo de descubrir tu blog y francamente no tiene desperdicio.Requesimatiquísimo.Lo entiendo perfectamente porque soy extremeña.Me encantaría que definieses repelús( como decimos los andaluces y extremeños,repelú).Saludos.

Anónimo dijo...

Acabo de leer tu descripción de la uchi me parece que te has pasado un poquito para describir a una persona no hay por que faltarle el respeto,no creo que a sus hermanos les haga mucha gracia que la pongas poco menos que de puta. Y por si no lo sabes su nombre es Carmen.

Copirai

Copirai
Si quiere copiá algo de asqui, pon el dibujito