Carmelopoli

Trabajo

Trabajo (work en inglé, arbeit en alemán, lavoro en italiano, travail en fransé)

Forma sofisticá de martirio humano, consistente en obligá al sujeto a levantarse a la siete de la mañana pa pagá a fin de mé la hipoteca con el ojetivo de que cuando se muera, sus hijo o heredero tengan una casa.

Origen del trabajo.

El trabajo tiene un orígen bíblico y tó fue culpa de la puñetera de la serpiente que se podía habé quedao en su casa en vé de echá veneno por la boca. Resulta que estaban Eva y Adán en el Paraíos, que es lo má paresio que había al chalé ese que está en el Paseo Marítimo en la esquina con la calle Nestuno, cuando de repente llegó la serpiente que le dijo a Eva que se jamara el cuarto de casón que había frito en la freidora nueva. A pesá de que Dió todo poderoso le había dicho que ni se le ocurriera comé casón sin echarle adobo, Eva no le hiso caso y se jamó un par de rodaja y le dio a Adán, que acababa de llegá del ensayo de su comparsa, un par de rodajita.

Dió todopoderoso se puso echo un obelisco. Paresía Pablo Grosso despué de vé una manifestasión. Totá, que le echó el broncaso a los dó. A Eva le dijo que iba a parí con esfuerso y que eso no era ná comparao con el porculo que le iban a dá despué los niño, que se iban a llevá má malamente que Muñó y Baldasano. También le condenó a tené la mosqueta cada mé por la parte del chuquembo. Pero eso no era ná, porque la condena a Adán fue mucho peó. Le dijo: "a partír de ahora tendrá que ganarte el pan con el sudó de tu frente".

Adán del tirón pensó que la cosa iba a ir puntera porque ná má que tendría que tumbarse en la Caleta y cuando empesara a sudarle la jeró le caerían los manolete de la Gloria desde el sielo. Entonse Dió le asvirtió que de eso ni mijita, que iba a sé má complicao. Adán pensó, que quisá se refería a que tendría que esperá una bulla en el Horno la Torre un sábado de agosto por la mañana pa podé comprá un par de barra, con el caló que hase allí y entonse le sudaría la frente.

Pero la cosa era mucho peó. Dió cogió los manolete que estaban de grati y los puso a serca de sincuenta séntimo. Como Adán no tenía ni un duro porque no había cambiao las moneda de peseta a las de leuro se tuvo que poné a cultivá papa en el campo, como si Cádi fuera Coí pa despué venderla y con el dinero poderse comprá el pan. Aquello era mu difísi, en primé lugá por el poco sitio que había en el Paraiso pa sembrá, que eran tó edifisio pa que los de afuera vinieran a pasá el veranito. Y despué porque le tocaba levantarse tó los día temprano pa ará el campo, regarle, echarle las semilla, el abono,... 

Así empesó el trabajo, pero eso era sólo el tiempo del pan, despué se complicó tó y hubo que comprá la leche, los huevo, despué una casa, el coche, el ordenadó, la Plei steichon uno, dó y tré, las cortina del salón,... Y tó eso con el sudó de su frente. Hasta que jartito le dijo a Eva que se pusiera a trabajá también y empesó el trabajo femenino, con lo que sudaban los do y siguían sin tené dinero pa ná. Y pa colmo, los niño se pelearon y uno se cargó al otro, sin tené pagao el Ocaso, que el entierro les salió por un pico. Pero esa historia ya no va asquí sino en el pó de hermano.

Sinónimo y antónimo de trabajo.

El término trabajo resulta una cosa tan desagradable pa los gaditano que nos empeñamo en buscá otras palabra con las que podé referirno a esa realidá. Entre ella podemo destacá "curro" que puede hasé referensia tanto al lugá físico en donde se trabaja como a la astividá que se desarrolla. "Faena", por su parte, está má encaminá a la astividá que se realisa. El "tajo", ademá de un río, es el lugá endonde se trabaja, enmientra que un "chapú" es un trabajo poco importante que tiene pa un período de tiempo corto.

En cuanto a los antónimo, evidentemente el contrario al trabajo es el "no trabajo", pero deben haserse algunas presiosione. Hay quien considera que el antónimo de "trabajo" es "osio", pero estoy en totá disconformidá, porque el "osio" es un sustitutivo del trabajo pa que los que trabajan se distraigan y se crean que tienen tiempo libre. El auténtico antónimo de "trabajo" es la "baja" o la "jubilasión" que son los momento en los que ya no se va a trabajá má, con tó lo bueno que ello se implica.

También estaría en la misma línea el "paro" que tiene dó momento. El "paro" cobrando que te coloca en una situasión ideá y sí que se puede considerá como contrario al trabajo y el "paro" sin cobrá que es la situasión má triste de trabajo, porque tu trabajo consiste en buscá trabajo y ensima no tiene pa pagarte la hipoteca.

Mito sobre el trabajo.

- El trabajo disnifica al hombre. 

Falso. Lo que disnifica al hombre es el parné. Tú prueba a entrá vestío de albañí, con tu casco y tu mono lleno escayola en una discoteca y cuando te pare el portero, ledise "No, hombre, que yo soy una persona mu disna, que me levanto a las sei de la mañana, me voy pa la obra y hasta las nueve la noche no llego a casa". A vé qué te dise. 

En la misma discoteca y con el mismo portero, cuélate con un traje de los de Adolfo Domíngue de la calle Nueva, tu peluco de oro de Role de Gordillo, tus sapato comprao en el Orma de la plasa mina,... a vé si el gachó de la puerta te pone alguna pega.

- Paradoja: en el día del trabajo no se trabaja.

Falso. El día uno de mayo es el día del trabajo, pero el hecho de que haiga gente que se libre no sinnifica que no se trabaje. ¿O no ha visto los bare el uno de mayo? Allí están los camarero y los cosinero dándose un tute horrible con las casta del que inventó el día del trabajo. Y eso por no hablá de los que cobran el peaje en la autopista con toa la gente de por ahí arriba que se viene a Cádi a pasá el puente de los madrileño.

- Los funsionario no trabajan.

Verdadero. El consesto de trabajo es algo totalmente opuesto al consesto de funsionario. Por eo, un funsionario no puede desí "Voy al trabajo", "He empesao a trabajá en Diputasión",... En tó caso las frase deberían sé "Voy al despacho en donde estoy entre café y café", "A partí de este mé me pagará Diputasión",...

- Yo voy contento al trabajo, hago lo que a mi me gusta.

Falso. En ese caso, tú no trabaja. Tú está contratao (aunque no sea un funsionario) o hase alguna pamplina, como puede sé escritó, el que hase dibujito en los periódico, furgolista, astó, jefe prinsipá... Está la osión de que lo gane mu bien y por eso no te importe el hecho de ir a trabajá, pero en ese caso no es que esté contento por tu trabajo, está contento por tu cuenta corriente. Dirme que si a ti te dieran lo mismo a finá de mé, no te quedaba tranquilito tumbao en la arena de la Caleta tol verano.

- En Cádi no gusta trabajá.

Verdadero. En Cádi el que trabaja es porque no tiene má remedio en el sentido de no habé encontrao una prejubilasión, una baja o haberse visto obligao a retorná el trabajo porque se le acababa el paro de cobrá. La filosofía gadita que rechasa el esfeurso, el sacrifisio y el doló no puede soportá un elemento tan antinaturá como el martirio laborá.

- No me quiero jubilá, porque no sé qué vi a hasé sin trabajo.

Increible. Este tipo no merese ningún comentario má.

5 comentarios:

Carmelo dijo...

A petisión del amigo Vincent, aparese en la Carmelopedia un término genérico y desagradable que requería, nesesariamente, unos matise realista, de los de la Real Sosiedá. Por eso he afrontao la labó de esplicasión del consesto "trabajo" como aportasión de esta semana a la Carmelopedia.

mentidero dijo...

Carmelo el pó te ha salio "chachi"( afijala en tu carmelopedia), lo de la mosqueta (esta apuntala tambien, que algún lector se queará "in albis", si no la explicas)me ha retrollevado a la infancia, cuando a cada piña que te llevabas( casi siempre por ser el más canijo)
chorreabas nariz abajo.

Ahora no estoy de acuerdo con lo de que los funcionarios no trabajan, de eso nada,pishita, los bomberos se lo curran al instante,(que vamos a ser me salió la vena corporativa)
,y el resto de los funcionarios también, lo que pasa es que siempre hay algun cabrón que deja su faena pa mañana, pero la mayoría se lo curra.

El trabajo al único que disnifica es al patrón que se lleva las ganancias, con tos sus mu...

Saludos desde El Bierzo

Anónimo dijo...

No veas tú Carmelo lo que me he reido de imaginarme a Dios con el obelisco puesto.

Manolin Rubiales dijo...

Ofú Carmelo, que peaso de pó, que güena difinisión der "laboro", pa mí que te habrá costao una jartá de "trabajo" escribirlo... a ver si al finá va a resultá que tu no ere gaditano, que te llama Iñaki y que te gustan los mangos de las espiocha...

Vicent dijo...

Juas.... muy bueno amigo Carmelo, ya sabia yo que una definición de trabajo de un gadita iba a ser algo digno de leerse.
Un abrazo.

Copirai

Copirai
Si quiere copiá algo de asqui, pon el dibujito